Regalo improvisado para San Valentín




Hoy os doy una idea rápida para San Valentín, y que se tarda muy poquito en hacer.

Lo que he hecho es aprovechar las bolas transparentes de navidad (las que se abren por la mitad) para hacer unos detalles para San Valentín, y llenarlos con dulces. La idea es que parezcan chupa chups, así que solo hay que buscarles un palito para poder encajarlas por el lado del colgador. En mi caso he utilizado pajitas (cañitas) para hacer el palo.
¿Y la Silhouette? ¡Pues para ponerle unos corazoncitos en vinilo a la bola!.

Además, he aprovechado para probar el nuevo vinilo glitter rojo de Silhouette. ¡Es una maravilla!. Tiene textura, y mucho brillo. Eso sí, tiene pinta que para usarlo con transportador es un vinilo con el que nos vamos a tener que pelear un poco. Yo, como eran solo corazones, los he pegado a mano.
(Si quieres ver qué producto es, pincha aquí)

He utilizado 2 bolas de diferente tamaño para hacer pruebas, así que para cada una de ellas he cortado los corazones en un tamaño diferente.
Los de la bola pequeña son corazones de 1 cm, cortados en vinilo adhesivo blanco, y los de la bola grande miden 2 cm y son del vinilo glitter que os he comentado antes.

Cortar el vinilo y pegarlo en las bolas es facilísimo (ni siquiera he usado transportador para el vinilo). Pero si no os habéis animado con este material, os recomiendo hacer clic en la siguiente imagen para ver un tutorial.

Lo más difícil ha sido encontrar un palo que poder encajar en el colgador de la bola.
Para la bola grande (7 cm de diámetro) he usado una pajita de plástico transparente que vienen con los vasos infantiles. Y para la bola pequeña (5 cm de diámetro) una pajita normal de las de tipo cartón. No encajaba bien, así que le he hecho unos cortes y luego lo he sujetado con un poco de cinta para que quede bien sujeto.

Gracias a que la pajita no encajaba bien, se me ha ocurrido lo de cubrirlo con el papel celofán transparente y cerrarlo con una cinta de tela.

En la bola grande, decorada con vinilo glitter, he decidido no ponerle celofán pero si añadirle el lazo. El caso es probar…

Como véis se puede llenar con bomboncitos, chuches… ¡Y quedan monísimos!
Quizás, llenarlo con plátanos no es lo más ideal jajajaja, pero he tenido que tirar de chuches petrificadas de Halloween para hacer las fotos jajajaja.

¿Os ha gustado la idea? ¿Tenéis bolas de estas muertas de risa?
A mí se me ha ocurrido para San Valentín pero también puede ser una gran idea para cumpleaños, o como parte de la decoración de un Candy Bar.

Un saludo,
Ana.