Proyectos con vinilo y tu Silhouette.

De los materiales que pueden cortarse con la Silhouette el vinilo es uno de mis preferidos, ya que es muy versátil y puede aplicarse en un montón de sitios. Pero sobre todo es… Altamente adictivo.
Aún recuerdo cuando probé el vinilo por primera vez… Hice una figura sencilla para decorar un interruptor de luz y, me gustó tanto, que casi termino forrando la casa entera. Desde entonces, lo he seguido usando para customizar un montón de proyectos distintos.

Como me gusta poner ejemplos de proyectos que se pueden hacer con los distintos materiales, os dejo este resumen de 5 proyectos que pueden hacerse con vinilo, aunque reconozco que ha sido difícil elegir únicamente 5, y he elegido algunos que muestren su aplicación sobre distintas superficies y que os puedan dar ideas para que creéis vuestros propios proyectos.

5 proyectos con vinilo

1. Logotipo de Batman sobre mesa.
2. Decoración sobre botella de cristal.
3. Decoración sobre caja de madera.
4. Decoración sobre buzón metálico.
5. Elementos decorativos de cocina.

Esto son sólo 5 ejemplos de la multitud de opciones que nos ofrece el vinilo. Existen muchos tipos de vinilo, bien sea por el tipo de acabado (brillo, mate, traslúcido, con texturas, dorado, plateado…), o por el tipo de adhesivo que lleve y su durabilidad (ya que hay vinilos que tendrán un adhesivo más fuerte para que duren al colocarlos en superficies a la intemperie).

Además de los ejemplos anteriores, con vinilo podemos hacer:
– elementos decorativos para paredes
– stickers para el coche
– rótulos para almacenaje (esta es una gran idea para estrenarte con el vinilo y decorar tus cajones de scrap con palabras de lo que hay en cada uno)
– decoración de ventanas
– personalización de juguetes o cajas de juguetes
– decoración de espejos y cuadros
– decoración de tazas (cuidado porque no podremos meterlas en el lavavajillas)
– decoración de muebles
– decoración de uñas
– wall arts…

Y un suma y sigue… ya que prácticamente podemos colocarlo o aplicarlo en cualquier lado.

Para trabajar con vinilo necesitamos tener unos materiales básicos: el rollo de vinilo (o rollos si vamos a hacerlo con distintos colores), un gancho (o herramienta similar) que nos sirva para retirar con facilidad los trozos de vinilo, y un material transportador para llevarnos el diseño, de una sola pieza, al soporte final.

El proceso consiste:

1. Cortar nuestro diseño sobre el vinilo. Os recuerdo que el vinilo puede cortarse directamente colocando el rollo de vinilo en la máquina (recordad cargarlo con “load media”), o si queremos aprovechar trozos pequeños, colocándolo en el tapete (en este caso lo cargaremos con el botón de “load cutting mat”).
2. Una vez cortado, con ayuda del gancho, retiraremos las partes del vinilo que no forman parte de nuestro diseño. Si no tenéis gancho podéis usar un alfiler o la punta del cutter.
3. Cuando ya tengamos el diseño listo, colocaremos encima del vinilo el papel transfer (no será necesario si vuestro vinilo es de una sola pieza), y nos aseguramos de que se pegue bien con ayuda de una espátula o con la mano
4. Quitar la parte posterior del vinilo (papel sobre el que viene el vinilo pegado)
5. Pegar el vinilo con el transfer sobre la superficie
6. Retirar el papel transfer.

Aunque es un proceso que, una vez hecho un par de veces, se convierte en algo sencillo, os dejo un video que hice hace tiempo para que podáis ver todo el proceso paso a paso.

 

 

Como véis es muy sencillito, por lo que a las que aún no hayáis usado vinilo os animo a que lo probéis,. Y a las que lo habéis probado ya, me encantaría que me contáseis que proyectos habéis hecho con vinilo, o cual es el sitio más raro donde lo habéis pegado (jejeje que preguntas hago ¿verdad?).

Un saludo,
Ana.