Probando el PixScan con la opción de scanner.


Aunque la revolución del PixScan venía muy ligada al uso de esta nueva tecnología con nuestros smartphones y tablets, el PixScan de Silhouette también puede usarse con scanner (en lugar de con cámara de fotos).

No todo el mundo tiene scanner, y por eso en mi primer post sobre el PixScan me centré en la explicación de su uso con la cámara del móvil, como calibrarlo y como usarlo (PINCHA AQUÍ para ir al post sobre PixScan con Cámara).

Sin embargo, probando la opción de scanner me he dado cuenta de lo interesante que es esta otra opción, e incluso puedo asegurar que muchas, que tengan scanner, lo utilizarán con este método en lugar de con la cámara del móvil.

Tutorial PixScan con Scanner

A continuación, os pongo el videotutorial sobre el funcionamiento del PixScan con el scanner, pero primero voy a comentaros las ventajas por las que creo que es interesante echar mano del scanner:

– No es necesario hacer ningún tipo de calibrado. Sólo tener el scanner conectado y que te lo detecte el programa de Silhouette Studio (os recuerdo que para usar PixScan es necesario tener la versión 3.1.417 de Silhouette Studio).

– Te ahorras pasos. Con el smatphone tengo que hacer la foto, pasarla al PC e importarla en el programa, sin embargo con la opción de scanner le das directamente a “import from scanner” en el menú de PixScan y lo tienes en un sólo paso.

– Calidad de la foto. Los que ya estéis probando el PixScan os habréis dado cuenta, que si no se hace una buena foto al tapete con la hoja de dibujo (recortes, o lo que sea…) luego la calidad de la imagen que sale en pantalla es un poco deficiente. Por tanto, las fotos hay que hacerlas con buena luminosidad (más de uno va a tener que moverse con su tapete cerca de una ventana para hacer la foto). Bueno, pues al escanear mi tapete con la hoja de dibujos, la calidad de la imagen en pantalla era mucho mejor que con el móvil. Y cuando digo mucho mejor, es mucho mucho mejor.
Y a mejor imagen… ¡mejor sale el trazado!. Y a mejor trazado, más fiel es el corte con respecto al dibujo.

– Por último, y esto ya más a nivel personal, en sólo un par de días probando el PixScan tengo mi iPhone lleno de imágenes de la hoja de calibrado, del tapete con las distintas pruebas… Y en el PC lo mismo, me hice una carpeta para ir guardando las imágenes de la cámara para el PixScan, y me veo que en menos de un mes la tengo hasta arriba. Así que usando el scanner, va todo directo al programa, no se acumulan fotos en el móvil, ni en el PC.

Y ahora… ¡ojos al tutorial! (es mi versión de “manos a la obra!”) 😉

 

 

¿Cómo lo veis? Desde luego sólo por la duración de este vídeo, con respecto al que hice para explicarlo con la cámara, ya se vé que es más sencillo y se tarda menos.
Si alguna más tiene scanner le animo a que lo pruebe, y por supuesto estoy deseando saber vuestras opiniones.

Un saludo,
Ana.