Taza con plantilla y rotulador Sharpie dorado.

Las que me soléis seguir, sabéis que ando a la búsqueda de una forma sencilla de personalizar tazas, y que no sea con vinilo. Hay gente que las hace con vinilo y les aguanta en el lavaplatos, pero a mí con el tiempo se me acaban despegando (aunque no descarto probar en un futuro con un vinilo para exteriores, o que tenga un pegamento más fuerte).

Como no me da pereza hacer experimentos, he ido probando varias opciones. La primera que probé, fue usando plantilla (cortada con la Cameo, claro) y pintura para porcelana, pero hay veces en la que la pintura (que es un poco plástica) se me levanta al retirar la plantilla y hay que hacerlo con mucho cuidado, y como siempre, cruzando dedos para que salga todo bien.
Otra opción que probé fue a raíz de un post de una chica que usaba vinilo heat transfer y lo planchaba sobre la taza, pero mi experimento fue un completo desastre. Me resultó incómodo y complicado intentar planchar el vinilo sobre una superficie curva y dura, y después de estar bastante rato para asegurarme que se quedaba pegado, y casi achicharrarme los dedos, la meto en el lavaplatos y al sacarlo el trozo de vinilo heat transfer se había despegado de la taza por completo.

Hoy, os enseño otra opción que acabo de probar, plantilla y rotulador permanente marca Sharpie.

taza+sharpie

Lo de usar los rotuladores Sharpie no es nada novedoso, y seguro que ya lo habréis visto en Pinterest, o algún blog, o lo mismo hasta lo habéis probado, pero yo hasta ahora no los había visto en la papelería y por tanto no los había podido probar. Lo que si probé, fue con el típico rotulador permanente para CDs, pero no quedaba uniforme y había partes de la pintura que se descascarillaban con el tiempo.

Pues como os he dicho, lo de usar los Sharpies en las tazas no es nuevo, y al ser un rotulador mucha gente simplemente lo usa para pintar a mano tazas y platos. Pero teniendo la Silhouette, es inevitable plantearse el hacer una buena plantilla, o aprovechar y echar mano de una tipografía bonita…

Bueno, pues aquí el paso a paso de como lo he ido haciendo:

1. Los materiales que he usado son: una taza (como era un experimento he cogido una que tenía por casa), un trozo de vinilo para la plantilla, un trozo de paperl transfer (para luego llevarme el vinilo a la taza), y un rotulador Sharpie (color Gold).

tutorialtaza1

2. Lo siguiente es diseñar la plantilla en Silhouette Studio y mandarlo a cortar sobre vinilo adhesivo.
Es un diseño muy sencillo con un texto de “Buenos días”, pero para cortarlo tan pequeño tiene bastante detalle (tamaño del diseño de 6×5,5 cm). Lo he configurado para cortar directamente desde el rollo de vinilo (por tanto sin tapete), y he usado la configuración estandar para vinilo, pero le he bajado un poco la velocidad.

archivo

3. Una vez cortada la plantilla sobre vinilo, retiramos (yo me he ayudado de la herramienta del gancho) la parte correspondiente al diseño ya que es el hueco donde vamos a pintar.

tutorialtaza2

4. Colocamos el papel transfer encima para poder llevarnos el vinilo sobre la taza.

tutorialtaza3

5. Colocamos el vinilo, con ayuda del transfer, sobre la taza. Procurar medir donde quedaría centrado antes de pegarlo.

tutorialtaza4

6. Coloreamos con el rotulador asegurándonos de rellenar toda la plantilla (y como estamos usando plantilla, no pasa nada si nos salimos por fuera de los huecos.).
Yo he usado un Sharpie color dorado (no es que tuviese mucha opción ya que tengo dorado, plateado y bronce, y era el que más se veía), y he tenido que ponerme cerca de una luz para asegurarme de que no quedasen zonas sin pintar.

tutorialtaza5

7. Una vez pintado lo dejamos 15 minutos antes de retirar la plantilla, y tras retirarla metemos la taza en el horno para que se fije la pintura.
Mirando en internet, he visto que cada cual lo deja el tiempo que quiere y a la temperatura que quiere, así que al final he optado por poner el horno a 300 grados y dejarlo 40 minutos.

tutorialtaza6

8. Se deja enfriar… ¡y listo!.
Con el día grisáceo de hoy, no ha sido fácil hacer unas fotos decentes y donde se apreciase el brillo dorado de la pintura… Pero he insistido, y esto es lo mejor que he conseguido que se vea el efecto dorado…

tazadetalle

¿Os ha gustado?
Creo que puede ser una buena idea para un regalo, y más ahora que se acercan las navidades (motivo por el que compré el paquete de rotuladores Sharpie en el que venían los colores dorado, plateado y bronce).
Por cierto! He aprovechado y la he metido en el lavaplatos, y ha salido perfecta. Bieeeen!!

Espero vuestros comentarios y aportaciones!

Un saludo,
Ana.